Rss Feed
Tweeter button
Facebook button

Sevilla se consagra campeón de la Copa del Rey 2009-2010

Un Camp Nou maravilloso y a reventar, dos aficiones de lujo, dos grandes e históricos equipos y un trofeo en juego, eran los elementos que componían una bebida afrodisíaca. Atlético de Madrid y Sevilla disputaron una final de Copa inolvidable para los vencedores.

Atlético de Madrid y Sevilla, con sus pasiones a cuestas y sus dolores más o menos curados, se dispusieron a jugarse la vida ante 90 mil personas. La Copa del Rey, más que nunca, era una fiesta y un baño de multitudes.

Los rojiblancos, el candidato de toda España en lo sentimental, aspiraba conseguir un doblete histórico para la historia del reciente club, ya que se había coronado semanas antes como campeones de la Liga de Europa. Los nervionenses, por su parte, necesitaban obtener un titulo para finalizar la campaña con altibajos pero con un premio final. La pelota empezó a rodar.

Mejuto González, dio el pitazo inicial y desde ese mismo momento ambos equipos empezaron a pelearse por cada palmo de terreno.

La primera llegada la obtuvieron los sevillistas al minuto 5, cuando Navas remató a puerta y Domínguez le dio rebote en el borde del área, para que Diego Capel con un zurdazo fusilara al guardameta De Gea y metiera el balón dentro de los tres palos.

El atletic no se desespero. Buscó los espacios para que entraran en juego su pareja de delanteros, Forlán y Agüero, pero el Sevilla estaba cómodo.

Al correr los minutos, una enorme jugada de Agüero con Forlán estuvo a punto de terminar en empate pero el portero Escudé salvó bajo palos. El Atleti iba con todo y la fortaleza anímica de su momento podía igualar el partido.

La primera parte se fue inexorablemente al final. El Sevilla logró parar el juego cada que vez que quiso gracias a Mejuto y su tolerancia con el juego brusco. Finalizó el primer tiempo con victoria parcial 1-0 a favor de los Sevillistas.

Empezó la segunda parte, el atletic comenzó mas dominador y apoyado por sus 50 mil seguidores, pero la defensa del Sevilla les decía, no.

El Atleti seguía buscando por los costados y con paciencia. Reyes penetraba, Forlán se mostraba y el Kun intentaba encontrar el espacio para lastimar. Pero todo era en vano, no podían marcar el gol que les diera el empate.

El empate parecía llegar pero no terminaba de concebirse y el partido, ya en la recta final, era de un Sevilla que con fortaleza física y algo de fortuna, se coronaba campeón de la Copa del Rey.

Ya un Atleti fundido físicamente, se encontró con la velocidad terminal de Navas al minuto 92 para liquidar el partido 2-0. Estalló el grito de gol de 40 mil sevillistas que presenciaban el partido en el Camp Nou.

Sevilla se corona por segunda vez en la historia de la franquicia como campeón de la Copa del Rey.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*