Rss Feed
Tweeter button
Facebook button

Gobierno de Honduras dispuesto a mejorar relaciones con Venezuela

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, dijo en Miami estar dispuesto a reunirse con el presidente, Hugo Chávez, para mejorar las relaciones bilaterales, pero reiteró que Honduras no volverá al ALBA ni se sumará a “ninguna alianza para confrontar a Estados Unidos“.
En el marco de una gira que realiza por el sur de Estados Unidos, Lobo dijo que su gobierno busca restablecer las relaciones internacionales con aquellos países que suspendieron vínculos con Honduras tras el golpe militar que derrocó al presidente, Manuel Zelaya, en 2009.

El mandatario hondureño dijo que se reuniría y dialogaría con Chávez, “pero con respeto a cada país y a la autodeterminación”.

“Honduras no va a volver a formar parte del ALBA, ni de ninguna alianza para confrontar a Estados Unidos“, enfatizó sin embargo en referencia la Alianza Bolivariana de las Américas, iniciativa venezolana lanzada en 2004 junto con Cuba en contraposición al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que promovía Washington.

“El Congreso hondureño puso fin al acuerdo del ALBA, y como Venezuela está enojada con nosotros, no sé por qué motivo, también estamos fuera de Petrocaribe (el acuerdo de cooperación energética que promueve Caracas entre países del Caribe)”, agregó.

Asimismo, señaló que lamenta “lo que está pasando con Brasil”, que aún no reconoce su gobierno y dijo que intenta “que la relación vaya mejorando, a fin de que se restablezcan las relaciones”.

Lobo asistió este martes en Miami a una conferencia sobre América Latina organizada por el Centro de políticas hemisféricas de la Universidad de Miami, en la que expuso sobre los temas prioritarios en su país, que fue suspendido de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El avance del narcotráfico y el crecimiento del crimen organizado son este martes “temas muy preocupantes en Honduras”, dijo Lobo.

En ese sentido, informó que pidió ayuda a Estados Unidos en las investigaciones para determinar el origen de los asesinatos de al menos siete periodistas desde que asumió el poder en enero. “El gobierno no está detrás de estos ataques ni de otras violaciones a los derechos humanos en el país”, enfatizó el mandatario hondureño.

Una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) visitará Tegucigalpa en mayo para analizar si esos crímenes tuvieron un “origen político” o se trató de hechos ocurridos en el marco de la violencia delincuencial que padece Honduras.

En su informe anual divulgado a mediados de abril, la CIDH incluyó a Honduras entre los países donde se produjeron graves violaciones de los derechos humanos en 2009, junto a Colombia, Cuba, Haití y Venezuela

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*